Bodegas Machuca, la más antigua de Estepa

La bodega, propiedad de José Ignacio Machuca Pimentel S.L., tiene más de 150 años de antigüedad, conservando utensilios y maquinaria de gran valor histórico, además de un barril cuya antigüedad se remonta casi al inicio de la fundación de la bodega (1864), el cual se encuentra en buen estado y, por supuesto, lleno de vino.

bodegas-machuca-pimentel-estepa-visitas-horarios-sevilla-andalucia-

La bodega, además de venta al público, realiza visitas guiadas para quien desee conocerla así como una degustación gratuita de sus vinos: Ostipo, Solerosos, Dulces, Vino de Licor, etc.

bodegas-machuca-pimentel-estepa-visitas-horarios-sevilla-andalucia

Contacto: 954 820 291 / 681 095 839.

Dirección: Avenida Badía Polesine nº 1. Entrada a Bodega  y Despacho en galería junto al Maxi Día.

Bodegas Machuca, la más antigua de Estepa

EL VINO FORMA PARTE IMPRESCINDIBLE DE NUESTRA CULTURA GASTRONÓMICA DESDE TIEMPOS ANCESTRALES por José Ignacio Machuca

La crianza del vino conlleva un proceso muy elaborado y cuidado. En Bodegas Machuca se pone esmero para conseguir un producto de calidad y elaboración artesanal. El mosto, que procede de la zona de Montilla-Moriles se deposita en las botas y, a medida que pasa el tiempo, se va haciendo más adulto, envejeciendo en ellas.

Durante este proceso de crianza, el vino va adquiriendo cada vez mayor calidad y, por tanto, su sabor es más profundo e intenso y el gusto más prolongado en la boca. A la par que desprende más aroma que se percibe nada más olerlo.

Las botas están colocadas en filas y, a cada fila, se le denomina cachón. Según los años que permanezca en las botas se clasifica de la siguiente manera:

Las filas de abajo, las que están pegadas al suelo, son de SOLERALas filas siguientes son CRIADERAS.

El de solera, al ser menos adulto, está menos hecho y su sabor es más suave y ligero. El de las criaderas se va haciendo más adulto y adquiriendo más cuerpo: a medida que pasan los años, al envejecer, se va asentando y obteniendo una calidad cada vez más óptima.

Para conseguir una buena crianza y mantener, al mismo tiempo, el vino bien conservado, tienen que intervenir varios factores: la temperatura y la humedad deben de ser constantes, las botas deben permanecer en un lugar oscuro y tranquilo, alejado de la luz solar y del ruido.

Estos factores son muy importantes, ya que influyen de forma directa para que este evolucione favorablemente.

En Bodegas Machuca hay botas de roble americano: cada una de ellas contiene una capacidad de 37 arrobas de vino (una arroba contiene 16 litros), bocoyes de madera de castaño: cada uno con una capacidad de 42 arrobas y medias, botas de roble americano: cada una consta de 18 arrobas. No se pueden llenar del todo porque si no, no crían el vino.

En cuanto a su sabor, también influyen una serie de factores a tener en cuenta: según la zona geográfica de nuestro país en la que se encuentren ubicados los viñedos; la uva tendrá un sabor distinto, dependiendo de la región. También influye la humedad de la tierra, el clima y la luz solar.

Lo esencial para que el sabor sea excelente es la calidad de la uva: sabido es que la enología de nuestro país es extraordinaria, a la vez que extensa y bastante variada, lo cual avala la historia de Bodegas Machuca. En el momento de la degustación de una copa de vino (en la cata) es cuando se captan instantáneamente todas las sensaciones que nos ofrece, al olerlo y saborearlo ya podemos apreciar su calidad.

Bodegas Machuca, la más antigua de Estepa

El vino forma parte de nuestra cultura y su tradición es milenaria.

Es imprescindible en nuestra cocina, alegra nuestra mesa en cualquier ocasión y es tradicional su presencia en todo tipo de festejos y celebraciones. Por tanto, el mundo del vino va unido de la mano de nuestra rica y sana tradición culinaria. En nuestra tierra tenemos la fortuna de contar con una excelente materia prima.

Los platos son más sabrosos si se acompañan de un buen vino y también enriquece el sabor de los guisos. Combina bien tanto con platos más sencillos como más elaborados y, por supuesto, con un buen tapeo.

Es ideal para combinar con la gran variedad de platos que nos ofrece nuestra Dieta Mediterránea: carnes, pescados, mariscos, paellas, caza, quesos, jamón, frituras, salmorejo… toda la amplia gama de la gastronomía ibérica que, como sabemos, es sorprendente.

Los finos también acompañan aperitivos y entremeses.

Los dulces van bien con algunos aperitivos y en la elaboración de platos, son ideales con los postres y la repostería, y también se suele tomar en la sobremesa.

Como se suele decir por aquí “un día sin vino es como un día sin sol “.

ESTEPA, TIERRA DE VINOS por Emilio Rodríguez

Que Estepa es una tierra de viñedos y de vinos es una cuestión innegable. Así lo demuestra el escudo con un racimo de uvas. La existencia de viñedos aquí se remonta siglos atrás y tiene su decadencia cuando España se ve azotada por la filoxera.

La filoxera fue una plaga de la vid producida por unos insectos hemípteros, que dieron al traste con las plantaciones de muchas regiones de España, produciéndose en muchas de ellas el abandono de estos cultivos, como en el caso de Estepa. En la actualidad, no quedan viñedos plantados en el termino de Estepa. Solo algunas viñas ubicadas en la zona de Roya y que el Ayuntamiento conserva con buen criterio, aunque se podría potenciar más su conocimiento en las nuevas generaciones como parte de nuestro patrimonio pasado y presente.

bodegas-machuca-pimentel-estepa-vinos-bota-antigua-sevilla-andaluciaLa bodega Machuca fue fundada en el año 1864, por Juan Jiménez Valencia. Pasó a su hija Teresa Jiménez Reina, y después a la familia Machuca tras un enlace matrimonial (José Machuca Cordero, Emilio Machuca Jiménez y José Machuca Jiménez, abuelo, padre e hijo respectivamente). Aunque en un principio estuvo situada en la calle Hortelanos, en la actualidad esta en Badía Polesine, y esta regentada por Machuca Pimentel SL. Allí conservan botellas y un barril de la primera época, lleno de vino, que no esta a la venta.

Tenían plantaciones de viñedos en varios lugares del término con lagar propio. En concreto tenían una viña de la variedad de Pedro Ximénez en el paraje del cortijo Viso, que daba un vino dulce de excelente calidad. Ahora siguen con el negocio del vino, aunque ya no haya viñedos en Estepa; el mosto se trae de la zona de Moriles y una vez depositado en las botas se va haciendo vino adulto (fino, amontillado, oloroso, dulce, etc).

El vino que se cría en nuestra ciudad y debido al clima y los aires de la misma, aun viniendo el mosto de la zona del sur de Córdoba, adquiere unos aromas, sabores y sensaciones especiales, en cuanto a olor, paladar y textura, siendo una bebida que, tomada con moderación, puede ser beneficiosa para la salud.

Click AQUÍ para conocer más museos en Estepa